Marquesa Prieto de la Cal: su relevancia en la sociedad

La Marquesa Prieto de la Cal, cuyo nombre real era Mercedes Picón Agero, fue una figura destacada en la sociedad española. Además de ser una ganadera y marquesa de Seoane, su relevancia radica en ser propietaria de la ganadería Prieto de la Cal, considerada el último reducto del legendario encaste Veragua.

La Marquesa Prieto de la Cal

Mercedes Picón Agero, conocida como la Marquesa Prieto de la Cal, nació en una familia de tradición ganadera. Desde joven, mostró un gran interés por el mundo de la tauromaquia y decidió dedicarse a la cría de toros bravos. Heredó la ganadería Prieto de la Cal de su padre y se convirtió en una de las pocas mujeres ganaderas en España.

Ganadera y marquesa de Seoane

Además de su pasión por la ganadería, la Marquesa Prieto de la Cal también ostentaba el título nobiliario de marquesa de Seoane. Este título le otorgaba un estatus social elevado y le permitía relacionarse con la alta sociedad española. Sin embargo, a pesar de su posición privilegiada, la Marquesa siempre se mantuvo cercana a sus raíces ganaderas y se dedicó en cuerpo y alma a su ganadería.

Propietaria de la ganadería Prieto de la Cal

La ganadería Prieto de la Cal es una de las más antiguas y prestigiosas de España. Fundada en el siglo XIX, ha sido reconocida por la calidad y bravura de sus toros. La Marquesa Prieto de la Cal se convirtió en la propietaria de esta ganadería y se esforzó por mantener la tradición y la excelencia en la cría de toros bravos.

Defensa de la casta de los veraguas en la tauromaquia

La Marquesa Prieto de la Cal y su hijo Tomás fueron grandes defensores de la importancia de la casta de los veraguas en la tauromaquia. Consideraban que esta casta, proveniente del encaste Veragua, era esencial para mantener la emoción y la autenticidad de la fiesta brava. A través de su ganadería, lucharon por preservar esta casta y evitar su dilución en la cría de toros bravos.

Te Interesa  Cómo murió Lawrence de Arabia: la trágica causa de su muerte

Relevancia en la sociedad

La Marquesa Prieto de la Cal no solo fue una figura destacada en el ámbito ganadero, sino que también tuvo una gran relevancia en la sociedad española. Su defensa de la casta de los veraguas y su lucha por mantener la tradición en la tauromaquia la convirtieron en una voz influyente en el mundo taurino.

Crítica a la monotonía en la fiesta nacional

La Marquesa Prieto de la Cal fue una crítica acérrima de la monotonía que veía en la fiesta nacional. Consideraba que la falta de variedad en las ganaderías y en los toreros estaba afectando la emoción y la autenticidad de la tauromaquia. Abogaba por la diversidad y la innovación en la fiesta brava, y creía que esto era fundamental para mantener viva la pasión por los toros.

Falta de variedad en las ganaderías y toreros

La Marquesa Prieto de la Cal también señalaba la falta de variedad en las ganaderías y en los toreros como un problema en la tauromaquia. Consideraba que la concentración de poder en manos de unos pocos ganaderos y la falta de oportunidades para nuevos talentos estaban limitando la evolución y la creatividad en la fiesta brava. Abogaba por abrir las puertas a nuevas ganaderías y dar oportunidades a jóvenes toreros para que pudieran mostrar su arte y su valentía en el ruedo.

Mantenimiento de la personalidad propia de su ganadería

La ganadería Prieto de la Cal se caracterizaba por tener una personalidad propia y diferenciada. La Marquesa Prieto de la Cal se esforzó por mantener esta personalidad y se negó a plegarse a lo que ella denominaba la «dictadura» en la tauromaquia. No estaba dispuesta a sacrificar la esencia y la tradición de su ganadería en aras de la comercialización y la uniformidad. Su postura firme y su defensa de la autenticidad la convirtieron en una figura respetada y admirada en el mundo taurino.

Te Interesa  Palacio de Villena Cadalso de los Vidrios: historia y patrimonio

Rechazo a la «dictadura» en la tauromaquia

La Marquesa Prieto de la Cal rechazaba lo que ella consideraba una «dictadura» en la tauromaquia. Criticaba la falta de libertad y de diversidad en la fiesta brava, y abogaba por un cambio en el sistema. Consideraba que la tauromaquia debía ser un espacio abierto a la creatividad y a la innovación, donde todas las voces y todas las ganaderías tuvieran cabida. Su lucha por la libertad y la diversidad en la tauromaquia la convirtieron en una figura controvertida pero también en una voz valiente y necesaria en el mundo taurino.

Deja un comentario

×