Textos

UNIVERSO. Con frecuencia la obra o los conceptos de un determinado artista se asocian a las metáforas de “mundo” o “universo”. Por lo general, se resalta con ellas lo que tienen de privativo o incluso alternativo respecto al “mundo” o al “universo” compartidos en la experiencia cotidiana y no específicamente artística de los seres humanos; y también a la coherencia, riqueza, originalidad y completud de la obra que así se describe. Ya en esa acepción más usual, resulta muy evidente que la metáfora del “universo” se acomoda especialmente bien a la obra de Aurelio en lo que aquella tiene de minucioso y originalísimo atlas de seres y paisajes de una imaginación extraordinaria. Aunque, en su caso, la adecuación entre los dos extremos de esta analogía es mucho más singular e íntima.

Ello es así, en primer lugar, por la especialísima estructura que impuso a su trabajo. Visto en su conjunto, en lo que tiene de variedad organizada en una totalidad coherente según un orden bastante preciso, de cosmos en su sentido etimológico griego, a la obra aureliana le resulta especialmente adecuada la definición convencional de universo como un sistema unitario que contiene su propio espacio y su propio tiempo, la plétora de objetos y seres que lo pueblan y las leyes y regularidades internas que lo rigen y organizan.

Por otra parte, la caracterización del universo como una serie de estructuras análogas que se suceden de lo micro a lo macrocósmico, desde el universo propiamente dicho a las partículas subatómicas, se amolda a la obra aureliana en lo que esta tiene de integración de sus piezas individuales en conjuntos de rango mayor (por temas, por técnicas, por formatos): no es difícil aplicar aquí la noción de mundos organizados en “sistemas solares” (series, carpetas) agrupados a su vez en “galaxias”, “cúmulos” o “nebulosas” más o menos difusos, o constelaciones cuyo trazado se define según distintos puntos de vista y parámetros: temáticas, procedimientos, registros, estilos...

En un giro más del símil, y echando mano del arsenal de conceptos de la cosmología más reciente, no resulta inadecuado dar el salto a otra metáfora: la del llamado multiverso, que suministra una analogía aún más vasta y multidimensional en referencia a un sistema múltiple de universos paralelos, simultáneos y en algunos casos interconectados, cada uno con estructura y leyes propias, en el que resuenan no obstante las infinitas variaciones de unos mismos patrones básicos.

 

Juan Carlos Gea Martín